Municipalidad

Alcaldesa

QUERIDOS CODEGUANOS:

Me presento aquí hoy, humildemente, conciente de la tarea que nos aguarda, agradecida de la confianza que han depositado en mí, conocedora de los esfuerzos que han hecho nuestros antepasados. Doy gracias a todos los alcaldes que me han precedido, por su servicio a nuestra comuna y por la generosidad y cooperación que han demostrado en la realización de este a veces difícil, pero hermoso trabajo.

Ana María Silva Gutiérrez

Ya son ocho chilenos que han prestado juramento como alcalde. Lo hicieron durante periodos de prosperidad, de aguas pacificas y tranquilas, pero también, en ocasiones, lo hicieron en medio de nubes y tormentas. En esos momentos, Codegua siguió adelante, no solo gracias a la pericia o la visión de quienes ocupaban el cargo, si no, porque nosotros, el pueblo, hemos permanecido fieles a los ideales de todos nuestros antepasados.

Hoy estamos reunidos aquí, porque hemos escogido la esperanza por encima del miedo, el propósito común por encima del conflicto y la discordia. Hoy venimos a declarar el fin de las disputas mezquinas y las falsas promesas, de las recriminaciones y los Docmas gastados, que durante tanto tiempo han perjudicado nuestra política.

Seguimos siendo una comuna joven, pero como digo ahora, ha llegado el momento de dejar las diferencias, ha llegado el minuto de reafirmar nuestro espíritu de servicio a los demás, de escoger lo mejor que tiene nuestra historia y nosotros, de llevar adelante ese precioso don, esa noble idea transmitida de generación en generación, la promesa hecha por dios al crear el mundo, "de que todos somos iguales, todos somos libres y todos merecemos la oportunidad de buscar toda la felicidad que sea posible".

Al reafirmar la grandeza de nuestra comuna, debemos recordar que esa grandeza no es un regalo, hay que ganársela y trabajar para engrandecerla. Mi viaje y el de muchos de ustedes, no está hecho de atajos, ni se han conformado con lo más fácil.

No ha sido un camino para los que prefieren el ocio en vez del trabajo o que buscan solo los placeres de la riqueza y la fama.han sido siempre los más audaces, los más activos, los constructores de cosas.algunos de ellos reconocidos, pero en la mayoría de los casos, hombres y mujeres como muchos de los que están aquí hoy, cuyos esfuerzos permanecen en el silencio, los que nos han impulsado por el largo y arduo sendero hacia el desarrollo de Codegua.

Por nosotros, hay gente que ha dejado todo. Campesinos que trabajaron en condiciones miserables y aun así laboraron la dura tierra una y otra vez, esos hombres y mujeres lucharon, se sacrificaron y trabajaron hasta tener las manos en carne viva, para que nosotros pudiéramos tener una vida mejor. Vieron que Codegua es más grande que la suma de nuestras ambiciones personales, más grande que todas las diferencias de origen, riqueza o partido político. ese es el viaje que hoy continuamos. Seguimos siendo una de las comunas mas prosperas de este país. Nuestra capacidades se han potenciado.a partir de hoy debemos levantarnos, sacudirnos y seguir trabajando por nuestra gente.

Estimados concejales: miremos donde miremos, hay trabajo que hacer. Codegua nos exige actuar con audacia, acuerdos, rapidez y paz. ¡y lo vamos a hacer!, sentaremos nuevas bases de infraestructura, trabajaremos por construir nuestro CESFAM, extenderemos alumbrados públicos y redes de agua potable, arreglaremos caminos, mejoraremos la salud y la educación, etc... ¡Este es nuestro compromiso!

Ya sé que hay quienes ponen en duda la dimensión de mis ambiciones, quienes sugieren que este concejo no concretará grandes desafíos, pero les digo que tienen mala memoria, porque se les ha olvidado lo que ya ha hecho esta comuna, de lo que hombres y mujeres libres Pueden lograr cuando la imaginación se une con el propósito común y la necesidad del valor.

Lo que tampoco entienden los escépticos, es que el terreno ha cambiado, que las inútiles discusiones políticas, que nos han consumido por tanto tiempo, en todo el mundo, ya no sirven. la pregunta hoy es, "si nuestro gobierno comunal sirve o no de algo, para cambiar la vida de sus habitantes". Para ello, debemos gastar con prudencia, cambiar los malos hábitos y hacer nuestro trabajo a la luz del día, porque solo y así, seguiremos contando con la confianza del pueblo.

En sus manos codeguanos, más que en las nuestras como autoridades, está el éxito o el fracaso definitivo de nuestro futuro, porque Codegua somos todos. Codegua, con esperanza y virtud, con lealtad y respeto, comenzaremos este nuevo periodo. Que los hijos de nuestros hijos, puedan decir, que cuando se nos puso a prueba decidimos firmemente, seguir este viaje, no nos dimos la vuelta, ni flaqueamos y que con la mirada puesta en el futuro y la gracia de dios con nosotros, seguiremos llevando hacia adelante esta gran comuna llamada Codegua.

¡Qué Dios bendiga a todos, que Dios bendiga Codegua!